Hace unos días, en plena ola de frío, los precios de electricidad en España hacían saltar las alarmas con cifras que llegaron a estar por encima de los 92 euros megavatio-hora.