Las energías renovables pueden combatir los efectos del turismo de masas

Esta afirmación puede no tener sentido pero lo cierto es que, después de leer estas líneas, quizás nuestra cabeza pegue un vuelco y todo se vuelva relativo.

La masificación turística es un problema y eso empieza cuando el tejido comercial de una ciudad se convierte en una colmena de tiendas de souvenirs, bares, restaurantes y negocios que, generalmente, ofrecen sus productos más caros. A su vez el precio de la vivienda sube y la población incluso se ve hasta obligada a abandonar su barrio por el comportamiento de algunos turistas.

No es ninguna broma, todo en exceso es malo 

España entera está en esa situación límite donde el turismo casi destroza más de lo que aporta y si llegamos a los 70 millones que dicen las previsiones, deberemos afrontar una situación crítica. Ayuntamientos más grandes como el de Madrid y el de Barcelona están al borde del caos y las energías renovables son la solución.

Placas solares tejado

¿Cómo pueden las energías renovables combatir el exceso del turismo?

La idea, las energías renovables pueden combatir los efectos nocivos del turismo bajando el turismo pero… ¿no perderemos nada?

No, los ingresos netos del estado son del orden de lo que se gasta en combustibles fósiles, más caros a día de hoy que las energías renovables y limpias. Siendo más autosuficientes podremos generar los beneficios equivalentes al turismo transvasando ingresos, es simple.

Para poder afrontar este reto necesitamos que se elimine el impuesto al sol y se impulse al autoconsumo, usando los tejados de las casas para colocar placas fotovoltaicas y, mediante baterías, cada usuario gestionaría la energía necesaria, la sobrante iría destinada a la red eléctrica.

Las pymes, la sociedad y los mismos agricultores se iban a beneficiar de esto. La contaminación atmosférica se reduce, ahorramos energía, las ciudades pasan a ser más habitables y los ciudadanos se convierten en ahorradores y consumidores ejemplares.

Con ese simple cambio podríamos prescindir del turismo como ingreso y optar solo por el turismo sostenible. Tener una ciudad adaptada al futuro no hace perder ingresos, genera otros a mayores. Ahora bien, el estado español parece estar destinado a vivir de la construcción y el turismo, es una mentalidad que debemos cambiar con el paso del tiempo.

Ayuntamientos grandes como el de Madrid o Barcelona ya trabajan en el cambio energético donde quieren elevar el consumo de energías renovables y reducir el consumo de energía, esperamos que lo consigan y Solventia estará allí para ayudarlos a todos.

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies