Orientación y ahorro energético.

Erróneamente, no mucha gente presta atención a la orientación de un piso a la hora de comprarlo, pero la orientación de una casa y el ahorro energético están estrechamente relacionados, pudiendo ocasionar grandes gastos innecesarios si no la tenemos en cuenta.

Todos sabemos que el sol sale por el Este, a mediodía se sitúa en el Sur y por la noche se pone por el Oeste. Pero los rayos del sol no inciden de la misma manera ni con la misma fuerza a lo largo del día ni a lo largo del año, por lo que adaptarse y sacar provecho de esa información es lo que puede ayudarnos a ahorrar en energía.

Por la mañana, los rayos del sol son más ténues y tangenciales, colándose por cualquier persiana. Es una luz muy agradable y proporciona un tibio calor. A mediodía, el sol ofrece su máxima potencia, con rayos muy perpendiculares a la tierra —por eso apenas proyectamos sombras— mientras que por la tarde, los rayos vuelven a inclinarse y a ofrecer una luz rojiza e intensa nada recomendable en climas calurosos.

Fuente: En Naranja

Dejar un comentario