Emisores térmicos: calor de bajo consumo

Días más cortos, frío, lluvia… El otoño está llegado y, es tiempo de estar más tiempo en casa. Por ello, hay que revisar el sistema de calefacción y contar con un sistema que sea eficiente y racionalice el consumo, y los emisores térmicos o radiadores son un factor determinante para el ahorro energético.

Son conocidos también como ecoemisores. Para su funcionamiento no producen emisiones nocivas al medio ambiente al no producirse ningún tipo de combustión. Utilizan energía eléctrica que es una energía limpia y segura en la mayoría de sus modos de producción. En efecto la energía eléctrica, cuando no se produce en centrales térmicas o nucleares, es una energía renovable bien sea por su producción en centrales hidroeléctricas, eólicas o solares, lo cual, unido a su gran eficiencia en cuestiones de consumo los convierten en una de las opciones para la calefacción más ecológicas de las existentes actualmente en el mercado.

Dado que los emisores térmicos deben ser buenos conductores del calor, generalmente son de metal y su tipología varía en función del tipo de método de generación del calor. Así, existen:

  • Emisores por radiación y convección: Están conectados a un sistema de calefacción central y la fuente generadora de calor es el agua, que se calienta en una caldera.
  • Emisores eléctricos o de espacio: Transmiten el calor generado por gas o por electricidad y son de tipo individual.

Frente a los emisores de convección, los eléctricos tienen a su favor la posibilidad de regular su encendido y apagado y, por lo tanto, su consumo más responsable de la energía. Eso sí, los equipos pueden ser eficientes, pero es fundamental un consumo responsable para ahorrar energía.

Fuente:IDAE

Dejar un comentario