Evita el stand-by para ahorrar energía

El sistema “stand by” en el que quedan los aparatos eléctricos cuando se apagan genera un consumo de energía considerable. Este sistema, realiza un semi-apagado del mismo, pero no corta totalmente el suministro eléctrico del aparato. Este acto no solo aumenta el consumo, sino que también incrementa la emisión de gases que producen el efecto invernadero. Para reducir el gasto los usuarios pueden usar regletas con interruptor de encendido y apagado.

Otro factor que aumenta el consumo de forma innecesaria son los transformadores que quedan conectados a la red cuando no se necesitan. Es el caso de los cargadores de teléfonos y ordenadores, entre otros. Lo conveniente es poner a cargar el teléfono en la misma estancia en la que el usuario se encuentre y donde lo tenga a la vista, para poder darse cuenta cuando haya completado la carga y desconectarlo lo antes posible. Todo el tiempo de más que permanezca enchufado a la red representará un gasto inútil.

El consumo energético del ordenador también puede reducirse: si no se va a utilizar en unas horas, se puede activar el modo de hibernación, que consume menos. Otra forma sencilla de reducir el gasto energético de un PC es apagando su monitor, ya que los salvapantallas no reducen la cantidad de energía utilizada.

Es importante apagar totalmente nuestros aparatos eléctricos cuando dejemos de utilizarlos puesto que este sistema se trata de un auténtico vampiro eléctrico. Aunque su consumo pueda parecer bajo, la suma de los cada vez más numerosos vampiros puede suponer al cabo del año un importante gasto eléctrico.

Fuente: Consumer

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies