Cómo ahorrar energía en la oficina.

Ante el continuo incremento del coste de la energía en los últimos tiempos, no queda otro remedio que intentar ahorrar en la factura de la electricidad.

Este ahorro podría ser considerable, dependiendo del tipo de oficina o edificio donde esté ubicada.

A continuación se resumen algunas medidas que se pueden tomar para ahorrar electricidad en la oficina:

  • Ajustar la potencia contratada a la potencia realmente necesaria.
  • Ir al mercado libre y pedir presupuesto a otras comercializadoras eléctricas. En el 90% de los casos después de realizar este estudio y pedir presupuesto se pueden obtener mejores condiciones.
  • Concienciar a los usuarios de las oficinas para que ahorren energía. Hay que establecer una serie de reglas internas para ahorrar y hacer seguimiento para que se cumplan, por ejemplo, apagar las luces cuando no haya nadie, apagar los ordenadores al final del día, etc…
  • Establecer unas temperaturas de consigna. El nivel óptimo entre ahorro, eficiencia y confort es, según la mayoría de expertos, de 21ºC para invierno y de 26ºC para verano.
  • Repasar los contratos de mantenimiento de la instalación eléctrica (si existe) y de la instalación de climatización (si existe). Pedir presupuestos adicionales a otras empresas y comparar.
  • Mejora de los aislamientos instalando doble cristal en las ventanas.
  • Cambio del sistema de climatización a uno más eficiente energéticamente.

Para obtener un mejor resultado en el ahorro y eficiencia energética se recomienda la realización de una Auditoría Energética por parte de ingenieros especializados.

Dejar un comentario