Reducir la temperatura de los paneles solares

Para la producción de energía lo que se busca es la máxima eficiencia. En el caso de los paneles solares, esto se consigue cuando la temperatura de las células fotovoltaicas alcanza una temperatura óptima, alrededor de los 25 °C. En las zonas donde la incidencia de radiación es mayor, dicha temperatura óptima se supera disminuyendo el rendimiento de las placas solares. ¿Hay alguna forma de mantener los paneles solares a una temperatura óptima?

Lámina “fresca”

Esta lámina, durante el pico de mayor radiación solar, alcanzan una temperatura de hasta 7 °C menos aumentando así la producción energética entre un 2 y un 3 por ciento. Este aumento de producción consigue reducir, por tanto, un 2 y un 3 por ciento el coste por vatio generado del panel.

Refrigeración húmeda

Se fundamenta en captar el agua de lluvia y almacenarla en un conducto cerrado que, a través de unos finos conductos, se libera y se desliza por las placas consiguiendo que disminuya la temperatura. Se estima que, al utilizar este sistema, se aumenta hasta un 20% la producción de electricidad. Esta tecnología, además de enfriar las placas, ayuda a redirigir la trayectoria de la radiación cuando esta no es perpendicular a las placas.

Fuente: Twenergy

Dejar un comentario